viernes, 4 de diciembre de 2009

5 min.

Sólo 5 minutos. La vida es eterna en 5 minutos.
Por 5 minutos no llegué a tiempo a recoger las cenizas de mi perro.
Y en 5 minutos inventé 50 formas de matar al bastardo que le propinó la patada que le causó la muerte...
Una muerte que le llegó en 5 minutos, el tiempo que tardó en hacerle efecto la inyección.
Sólo 5 minutos y una pequeña vida se esfuma tan rápido como los 2 meses de abismo que no estuve con él...
5 minutos y ya no está más...

2 comentarios:

BLANCO dijo...

Lo siento mucho. No sabía que eras tú la Zoe del perrito. Lamento haber hecho un comentario, tal vez frívolo, a tu comentario a mi entrada de la gata. Un saludo.

*-*< dijo...

No te preocupes. Está todo bien. Un saludo.